FANDOM


ARV es la empresa de limpieza que lleva a cabo las tareas de descontaminación de Nogales tras la explosión nuclear.

El 27 de abril de 2014, la Central de Nogales sufrió el accidente nuclear más grave ocurrido en España y uno de los mayores en alcance a nivel mundial, junto con Chernóbil y Fukushima. Desde entonces, esta zona y el entorno afectado por la radiación están siendo sujeto a arduas tareas de descontaminación para contener los daños y reducir sus niveles todo lo posible. Las labores de descontaminación las llevan a cabo varias empresas, entre las que destaca ARV. Esta compañía, con base en San Adriano, tiene en plantilla a más 1200 liquidadores, que trabajan en procesos de limpieza y descontaminación.

Episodio 3

Las condiciones laborales de los liquidadores de ARV, tal y como descubre Héctor en el episodio 3 al visitar la zona de San Adriano, son muy precarias. La empresa busca mano de obra barata, recurriendo a gente desesperada, dispuesta a trabajar por un sueldo ínfimo y alojamiento gratis. La empresa ha comprado casi todo el pueblo, convirtiéndolo en una especie de ghetto para los liquidadores que trabajan en la central. Manuel, el padre de Zoe, es uno de los liquidadores de la zona de San Adriano.

Durante la investigación del asesinato de Esteban Montero, Martín y Alfredo descubren que algunos de los liquidadores de la Central Nuclear utilizan plomo para evitar que el dosímetro marque el nivel de exposición a la radiación real. Esto permite que puedan trabajar más meses, arriesgándose a verse afectados por la contaminación.

Episodio 5

Tras el accidente de la Central Nuclear de Nogales, el gobierno puso en marcha un plan de descontaminación de la central y las zonas contaminadas. Para llevar a cabo este plan, se contrataron a una serie de empresas de limpieza.

En el episodio 5, cuando la policía indaga las conexiones entre los asesinatos de El Caníbal y los asesinatos en el camping de San Adriano, Alfredo revela que ARV fue una de las primeras empresas en conseguir el contrato para los trabajos de limpieza y descontaminación de la zona. La sede de ARV se encuentra en San Adriano. Allí cuentan con aproximadamente 1200 trabajadores contratados para realizar estas tareas. El propietario de ARV es Fausto Armendáriz, un conocido constructor de la región.