FANDOM


Fukushima

Destrozos tras la catástrofe natural y el accidente de Fukushima.

El accidente de Fukushima es el segundo accidente nuclear más grave de la historia. El 11 de marzo de 2011, alrededor de mediodía, un terremoto provocó un tsunami en la costa de Japón. Este tsunami provocó un apagón y los consiguientes fallos en la central nuclear de Fukushima, originando una explosión.

Antes de la catástrofe

El 11 de marzo de 2011 Japón sufrió uno de los peores días de su historia. A las 14:46 un terremoto[1] de magnitud 8.8 (el cuarto mayor de la historia) trajo consigo un tsunami con olas de hasta 10 metros. Este desastre natural tuvo como consecuencia 15.894 víctimas mortales y 2.561 desaparecidos [2] [3].

Además, los fallos en los sistemas eléctricos alteraron el funcionamiento de la central nuclear de Fukushima, que se encontraba cerca de la costa. Estas catástrofes provocaron diversos apagones en la isla y dañaron las infraestructuras de la central, sobre todo en el reactor 1. Esa noche el nivel de radiación era 1000 veces superior al normal.

Accidente de Fukushima

La mañana del 12 de marzo el reactor 1 explotó [4] [5] en una fuga radiactiva que afectó sobre todo a las prefecturas (zonas jurisdiccionales de Japón) de Iwate, Miyagi y Fukushima. El miedo a que ocurriera lo mismo en los reactores dos y tres hizo que un equipo de ingenieros decidiera quedarse para controlarlos. Mientras que el resto de la población a un radio de 20 kilómetros abandonaba la zona, estos trabajadores, cubiertos con sus máscaras y trajes de protección recubiertas de plomo, intentaban mantener estables los reactores. Estos liquidadores fueron conocidos como “los 50 de Fukushima”.

Según la Compañía Eléctrica de Tokio, las barras de combustible del reactor uno se fundieron a raíz del accidente. Esto formó una masa viscosa que cayó al fondo de una vasija de agua y la erosionó. En las zonas más delgadas del recipiente esto pudo hacer que se rompiera y se originara así la fuga. En los reactores dos y tres también se fundieron algunas de las barras de combustible, pero no erosionaron completamente la vasija.

La radiación que generó esta explosión nuclear no fue ni un 15% la de Chernóbil. Además, la dieta japonesa, rica en yodo (que reduce la absorción del yodo radioactivo) y baja en leche (las vacas consumen gran cantidad de yodo radiactivo), hizo que el número de intoxicaciones por yodo fuera mucho menor que en la otra gran catástrofe nuclear.

Consecuencias

Fukushima está cerca de la costa de la isla de Japón. Esta situación geográfica permitió que no hubiera víctimas directas por la radiación y que la mayoría de la fuga se desplazara hacia el mar. De hecho, una de las mayores consecuencias económicas fue la crisis del comercio pesquero.

Sin embargo, sí que creció el número de personas que padecieron síntomas[6] [7] causados por la radioactividad: dolores de cabeza, erupciones cutáneas, ojos hundidos fueron frecuentes en las zonas cercanas a Fukushima. El riesgo de padecer cáncer en estos lugares también aumentó. Además, un año después del accidente fallecieron seis de los cincuenta liquidadores de Fukushima, pero Naciones Unidas no tiene clara la relación directa con el nivel de radiación al que estuvieron expuestos. Esto hace que resulte complejo determinar el número víctimas de la catástrofe nuclear.

Más de 100.000 personas abandonaron sus hogares como medida preventiva. Primero, el gobierno evacuó a los habitantes que vivían 10 kilómetros a la redonda y, posteriormente, el radio se amplió a 20 km a la redonda. Gran parte del país cerró puertas y ventanas y permaneció en casa los días siguientes.

Fue en marzo de 2017 cuando, seis años después, muchos japoneses volvieron a sus hogares. Son, sobre todo, personas mayores que querían volver a sus viviendas, pese a que sigue sin ser recomendable en algunas zonas por superar por diez el nivel que aconseja el gobierno japonés[8]. En algunos pueblos como Namie, la vuelta a casa está siendo un poco más complicada: los jabalíes [9] se han apropiado de las calles de la ciudad y sus habitantes están intentando devolverlos a las montañas.

El accidente de Fukushima también trajo consigo modificaciones en las medidas y protocolos de seguridad de las centrales nucleares[10]. Se han mejorado los mecanismos para mantener la refrigeración del núcleo en situaciones de aislamiento energético y se han construido y habilitado zonas para que los operarios trabajen en caso de accidente. Se han creado Centros Avanzados de Gestión de Emergencias y se han dispuesto bombas diésel portátiles que puedan establecer un caudal extra de refrigeración.

Véase también

Referencias

  1. Cadena Ser - Centenares de muertos tras el tsunami de Japón.
  2. EFE - Los estragos del tsunami de Japón aceleran la despoblación de las zonas afectadas.
  3. El Mundo - Un terremoto de magnitud 8.9 arrasa Japón y deja miles de muertos.
  4. Greenpeace - Heridas nucleares: el legado eterno de Chernóbil y Fukushima.
  5. El Mundo - Fukushima “un desastre que todavía sigue” cinco años después.
  6. El País - Fukushima, seis años después: las consecuencias y las lecciones.
  7. El País - Fukushima, vidas contaminadas.
  8. El Mundo - Algunos materiales radiactivos de Fukushima durarán miles de años.
  9. El País - Los jabalíes salvajes se adueñan de Fukushima.
  10. Sociedad Nuclear Española - Funcionamiento de las Centrales Nucleares.
.