FANDOM


El Mercado de La Romana es un espacio abierto al aire libre donde traperos, expoliadores y saqueadores comunes se dedican a vender objetos robados y que supuestamente están contaminados a precios más reducidos que en el mercado habitual. Este mercado negro está situado debajo de un puente en las afueras de la ciudad de realojados, San Adriano. Es regentado mayoritariamente por un gran número de exiliados que intentan recuperar los objetos que han sido robados de sus casas dentro de la zona de exclusión o que quieren hacerse con algunas piezas o materiales útiles con los que poder rehacer sus vidas cotidianas.

Tras encontrar una foto en el móvil de Zoe de ella con dos amigos en el Mercado de La Romana, Héctor y Martín acuden en busca de los muchachos, tratando de encontrar al líder de la red de contrabando para la que trabajaba Esteban. Es evidente que, aunque la policía es conocedora del lugar, de dudosa legalidad, no ha llegado a clausurar este negocio ambulante.

Los artículos extraídos de la zona de exclusión exhiben niveles elevados de contaminación, tal y como se evidencia en los registros de los contadores Geiger que utilizan Héctor y Martín en su visita al mercado.