FANDOM


Migraciones

Los desalojados de Fukushima.

Las migraciones nucleares son los desplazamientos masivos de población que tienen lugar tras un accidente nuclear. Para evitar estar expuesta a la radiación y a las consecuencias que conlleva, la población afectada debe abandonar las zonas contaminadas. Estos lugares son denominados “zonas calientes” o “zonas de exclusión[1].

El alto riesgo de expansión radioactiva hace esencial un buen control de las migraciones. Para ello se crean políticas preventivas en los países que se encuentran cercanos a una central nuclear y se establecen controles en las diferentes salidas de las zona radiactivas.

Migraciones en Chernóbil

Más de 230.000 personas de 640 asentamientos estuvieron expuestas a las radiaciones nucleares tras la catástrofe de Chernóbil. El exilio de las zonas calientes tras el accidente contó con dos factores determinantes. Por un lado, la baja densidad de población de la zona que lo rodeaba. Por otro, la política preventiva de la URSS, que estableció inmediatamente un perímetro de 10 kilómetros alrededor de la central.

A finales de 1986, ocho meses después de la catástrofe, ya habían salido del área que rodeaba Chernóbil 116.000 habitantes[2].

A estas migraciones les siguieron frecuentes saqueos de todo tipo de materiales y objetos de valor para su venta en el mercado negro de contrabando. El exilio de la población y la desaparición de muebles, ropa, joyas, metales, entre otros, han hecho que Chernóbil siga siendo considerada hoy en día una zona fantasma.

Migraciones en Fukushima

Tras los hechos acontecidos en Chernóbil se crean planes de prevención en países con centrales nucleares, entre ellos Japón. El SPEDDI (Sistema de Predicción de Información de Dosis de Emergencia Ambiental) incluye diversas medidas entre las que se encuentran los dispositivos de prevención. Sistemas que, en el caso de Japón, serán destrozados en su mayoría por el Tsunami.

El riesgo a la explosión en Fukushima hizo que fueran evacuadas más de 46.000 personas residentes en un radio de 10kms a la redonda[3]. El gobierno avisó a los residentes en un radio de 20 kilómetros a la redonda del peligro y les aconsejó abandonar sus viviendas. Fueron finalmente más de 100.000 personas las que tuvieron que exiliarse tras el accidente.

Estos habitantes no pudieron volver hasta septiembre de 2015, cuando el gobierno japonés derogó la orden de evacuación [4]. Los primeros en regresar fueron personas mayores que aceptaban el riesgo de vivir en una zona cuyo nivel de radiación era de 3 microsieverts por hora. Esta intensidad no es del todo peligrosa, pero era 10 veces superior a la recomendada por el Estado. Fue en 2016 cuando, cinco años después de la explosión nuclear, las familias comenzaron a volver a Fukushima[5]

Véase también

Referencias

  1. Silvia Meybatyan - Las catástrofes nucleares y el desplazamiento.
  2. Europa Press - Un viaje en drone a Pripyat, la ciudad fantasma de Chernóbil.
  3. El País - Fukushima: vidas contaminadas.
  4. BBC - 5 años del tsunami en Japón: ¿es exagerada la prohibición de regresar a Fukushima por la radiación?
  5. The New York Times - ‘Un pueblo sin escuela no es un pueblo de verdad’: los niños regresan a Fukushima.
.