FANDOM


El plomo es un elemento capaz de bloquear en gran parte las radiaciones nucleares. Es utilizado constantemente como blindaje en medicina y es uno de los recursos más demandados en catástrofes nucleares. Se caracteriza por su elevada densidad, su alto número de electrones y su bajo coste.

El plomo como blindaje radiactivo

Las partículas radiactivas tienen una alta carga positiva[1]. Si utilizamos un material para tratar de bloquear su paso (como hacemos con el plomo), sus electrones son atraídos por estos iones, neutralizando un poco su carga. Si un elemento tiene muchos átomos y estos, a su vez, tienen muchos electrones; tendrá una mayor carga negativa con la que hacer frente a las partículas radiactivas.

Por lo tanto, elementos que tengan un gran número de electrones por átomo y de gran densidad (átomos por cm3) serán los idóneos para bloquear la radiación. Elementos como el uranio, el oro o el platino cumplen estas características, pero el que une dichas propiedades con un precio económico es el plomo.

El plomo tiene 82 electrones por átomo y es 11,35 veces más denso que el agua. Por lo tanto, una capa gruesa de este elemento reducirá relativamente la radiación. Tanto el plomo como cualquier otro elemento no eliminan del todo las radiaciones, pero sí pueden disminuir sus niveles hasta que resulten prácticamente inofensivos.

Historia del plomo como blindaje

El plomo como elemento químico fue descubierto por los egipcios cuatro siglos antes de Cristo. Pero no sería hasta la Revolución Industrial cuando dejaría de utilizarse exclusivamente para la construcción y comenzara a tener aplicaciones químicas.

Fue utilizado como blindaje en la catástrofe de Chernóbil[2][3]. El incendio que se fue propagando los días siguientes a la explosión nuclear estaban provocando que este accidente local expandiera los niveles de radiación por parte de Ucrania y la URSS. Para pararlo, se lanzó arena, plomo, dolomita, boro y nitrógeno líquido sobre lo que llamaban “tormenta de fuego”, formada por grafito ardiente. La medida fue muy efectiva y con ella se logró calmar el fuego. Sin embargo, algunos de los materiales que se lanzaron contaminaron severamente la atmósfera[4][5].

En estas explosiones nucleares, los liquidadores, las personas que tratan de frenar tanto los posibles incendios nucleares como la expansión de la radiación, también suelen vestirse con una capa formada por planchas de plomo.

Otra de las aplicaciones más frecuentes del plomo es el clínico. Las salas de rayos X suelen tener las paredes y ventanas recubiertas con este elemento[6][7]. Asimismo, el personal sanitario se reviste con hojas de plomo cuando lleva a cabo alguna intervención en la que interviene este tipo de radiación.

Referencias

  1. Libro: Lo que Einstein no sabía - Robert L. Wolke.
  2. ABC - Los soviéticos que murieron “engañados” para evitar el apocalipsis nuclear de Chernóbil.
  3. National Geographic - Las consecuencias del desastre nuclear de Chernobyl.
  4. -Radio Televisión Española - Chernóbil y Fukushima, comparaciones odiosas.
  5. Libro: Manuel Lozano Leyva - Lecciones de Fukushima.
  6. Universidad Nacional de San Juan - Cálculos de blindajes en salas de rayos X de diagnóstico.
  7. Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Julio Ubillus) - Estudio sobre la presencia del plomo en el medio ambiente de Talara.
.