FANDOM


La tradición asturiana cuenta con múltiples registros de creencias esotéricas. Uno de los rituales más conocidos de la región son los relacionados con el paso del agua. Según la superstición asturiana, cuando una persona cae en una época de desgracia o tiene mal de ojo puede utilizar el agua para alterar estas energías negativas.

Según estas creencias, una persona que se ve afectada por energías negativas tiende a tener un estado de ánimo débil y enfermizo y haber pasado por varias desgracias en su vida. Estos rituales aparecen por primera vez en el segundo capítulo de La Zona, cuando Héctor acude a ver a una vidente.

Uno de los rituales principales de las creencias asturianas es el del paso del agua. Este consiste en coger una botella de agua de la persona con el mal de ojo, ponerle tres cruces y realizar las bendiciones y los rezos correspondientes. En esa botella aparecerán a los días siguientes burbujas, que simbolizan los malos sentimientos que le rodean. Será entonces cuando se mueva el agua en un recipiente abierto para que el sol la caliente. Ese agua será metida en una botella nueva y la persona deberá beberla al día siguiente.

Rituales esotéricos en La Zona

En el segundo capítulo de la serie, Héctor acude a ver a una vidente, Amalia, tras enterarse de los errores en los informes de las autopsias. El Inspector le pregunta que si no le va a pasar el agua y Amalia le responde que él nunca ha creído en eso y que no entiende por qué sigue yendo a verla. Héctor acude destrozado por la noticia. Pese a su escepticismo, pide ayuda a la vidente. Dice que necesita saber por qué sigue vivo y que Fede está bien. Ella le dice que su hijo sigue con él y que no quiere que sufra.

La vidente también hace referencia a la zona de exclusión, donde vivía antes de la explosión nuclear. Dice que solo ha vuelto un par de veces, pero que no piensa volver. Habla de una tierra que ahora es azul oscura, donde los insectos se esconden enterrándose, y dice que no piensa volver allí.